martes, 2 de noviembre de 2010

Gracias pero... ¿Por qué?

Incluso la bondad quiero entenderla. Recibirla gratuitamente es conmovedor, pero luego quiero merecerla, saber por qué existe, de dónde viene, por qué yo, su teoría, su razón.
No es que necesite grandes teoremas, pero sí saber.
El acto de bondad me invita a decir gracias, pero cuando sé su origen me invita a agradecer. El primero es temporal, el segundo es para siempre.
Quizás fueron las heridas las causantes de esa necesidad de darle sentido con palabras al acto de bondad. Sin duda la vida me ha obligado a pensar que, aunque triste decirlo, no toda es digna de agradecimiento. Que un día di gracias a quien no debía agradecer. Que hay bondades malintencionadas, infundadas, paternalistas, desmerecidas. Que hay "Si" que no valen, y que los hay cobardes, de la misma forma que hay negaciones auténticas y merecidas. Un "No" que es un acto de bondad. Un "Basta" por amor.
Por otro lado, sencillamente, necesito palabras simples para poder ver por dónde voy, hacia dónde y con quién.

2 comentarios:

  1. tu eres erick y basta eres asi ..siempre tienes motivospor donde y hacia donde es para siempre...saludos israel .

    ResponderEliminar
  2. ... Gracias.... gracias por el abrazo... ahora soy bienvenido...
    Gracias... porque al sortarme me parti una pierna... ahora soy cojo...

    ResponderEliminar